Yo soy el que doy testimonio de mí mismo
y también el que me ha enviado, el Padre,
da testimonio de mí.

Juan 8, 18