¿Por qué alborotáis y lloráis?
La niña no ha muerto; está dormida.
Marcos 5, 39
También mi alma está dormida
y necesita ser resucitada por Jesús